martes

La pregunta


A su digamos generosa edad, Alfonso Ismael sigue pensando. Lo cierto es que está bien entrenado. Todos los días, temprano, creo verle en su “oficina” y frente al ordenador, trabajando. Se ocupaba hasta hace poco y entre otras cosas, de toda la documentación del casino del pueblo. Lee la prensa diaria minuciosamente y la contrasta con las noticias tomadas de Internet. Sabe de política internacional y compara el acontecer mundial con las incongruencias televisivas que pueda ver.
Con frecuencia hace una caricatura de la actualidad y la incluye en su blog CARICACHISPA de su creación. Es muy recomendable.
http://caricachispa.blogspot.com.es/
Si le interrumpo en su trabajo o lectura de la prensa para hacerle una consulta, o tan solo por saludarle, él siempre me responde con su amistosa cortesía que tanto aprecio. A veces, cuando le hago una pregunta, suele tardar tan solo tres segundos en encontrar la respuesta adecuada.
Tiempo atrás El Faro me propuso insertar mis modestos escritos en una columna bajo un mismo lema. Confuso, y agradecido al diario, recurrí una vez más a mi amigo Alfonso. Tardó los tres segundos de rigor en dar con la solución. Escriba usted, me dijo, bajo el lema Desvaríos.
Así, en un pispás, y con una sola palabra él resumía el sentido que le suelo dar a mis escritos.
Pasé poco tiempo pensando, para contestar al diario con tres ofertas, dejándolo a su elección. El día 10 de febrero que no olvidaré, salió mi primer escrito. ¿Saben con qué lema?
Alfonso Ismael es un viejo lobo de la caricatura periodística de allende los mares. No es de extrañar por tanto que el oficio de diseño de la editora de aquél diario, coincidiese con la propuesta por mi buen y sabio amigo que jamás me ha faltado a su magisterio. A veces, nos visitamos e intercambiamos ideas.
Es digno de mención el que Alfonso Ismael siga preguntándose cosas sobre el acontecer de esta olvidada pedanía a su digamos generosa edad.

lunes

Deseos desde ahora para un nuevo año


Los que estén libres de buenos deseos desde ahora para un año nuevo, que tiren la primera piedra contra las decisiones del gobierno de la Nación.
Al finalizar un recuento, o cada principio de un año nuevo, todos los españoles nos deseamos fraternalmente la paz, el progreso y la felicidad, casi con las mismas palabras  que  se dicen al final de las misas; pero  en pocos casos son verdaderos esos buenos deseos.
De vez en cuando se hace una lista de las personas más  influyentes a lo largo de un año, pero éstos por ahora, y digan lo que quieran,  sirven de bien poco. Si acaso, nos felicitan las Navidades por televisión.
Las personas que han ejercido una mayor influencia en nuestras vidas han sido siempre privadas: la madre, el padre, un amigo, o incluso un profesor, y hasta es posible que fuese un casi olvidado autor, el que escribiera su libro “Corazón” para todos los públicos en el siglo XIX, mucho antes de que viniéramos al mundo cualquiera de nosotros.
“La gran revolución mundial de la bondad”, que proponía Saramago, tiene escasos seguidores. La sugerencia del escritor de comenzar el día diciendo “voy a ser bueno”, ahora no suscita un  gran entusiasmo.  ¿No es cierto Sr. Mas?

viernes

Una fecha para la historia


El comienzo de la guerra de Ifni fue el 23 de noviembre de 1957. 

El Gobernador de Ifni, intuyendo la que se avecinaba, solicitó el aumento de la guarnición, de la que comenzaban a desertar los marroquíes que la componían en parte, llevándose consigo el armamento y la munición. 

Los insurrectos tenían pensado pasar a cuchillo a la población española de la ciudad de Sidi Ifni, contando con rebeldes dentro de la plaza, pero fracasaron en su empeño, puesto que sin lugar a dudas los defensores de la ciudad fueron avisados.

Además los insurrectos desde Goulimín al sureste de la frontera de Ifni, fracasaron en el asalto a Sidi Ifni la noche del 22-23 de noviembre de 1957

El cerco a Sidi Ifni había comenzado. Dos banderas más de la Legión llegaron a las posesiones españolas antes del comienzo de las hostilidades. La Sexta Bandera de La Legión llega a Ifni, en tanto que la Segunda se unió a la Cuarta y la Decimotercera en el Sahara español. También se desplazaron a Ifni una Bandera paracaidista de la que yo formaba parte, y un regimiento de infantería.

Aunque la incursión marroquí contra Sidi Ifni fue rechazada, los puestos avanzados cercados fueron abandonados o perdidos ante el ataque enemigo, en tanto que Tiliuin, Telata y Tagragra  permanecieron bajo estrecho asedio
Pasada la sorpresa inicial, los españoles se repusieron, aunque la guerra duraría varios meses, pero ya sin ninguna posibilidad de victoria final...para ninguno de los dos bandos.

sábado

Pudieron porque creyeron poder.

Quisiera inspirarme en la fuerza motriz que animó a la sociedad española de 1900 para conseguir que la Cultura fuese un nuevo motor de futuro.
 “Quien educa primero, educa para siempre” se decía. Y también: “La edad en que más se aprende y mejor se modela al hombre es la del niño y también la edad en que más se retiene; esto por un lado. Por otro, la infancia es la edad de la inocencia, de la gracia, del candor, de la docilidad, de la dignidad, de la nobleza, de la justicia, de la equidad y de la buena fe, y esto la hace encantadora para todo educador”.
Analizando los resultados obtenidos en el recientemente terminado curso académico 2010-2011 se piensa que se está  muy lejos de aquellas buenas intenciones de hace más de cien años.
“El árbol desde pequeño se endereza, que de grande no hay sino dejarle torcido o cortarlo”. En todo caso, el que “educa primero” educa como ciento, y el que viene después, como a uno y a veces como cero; el que educa al niño echa la base de la educación del adolescente y del adulto.
Por eso señores del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, sin Colegios donde de verdad se sepa enseñar, no hay ni puede haber Institutos ni Universidades que obtengan después buenos resultados del alumnado. 
Estamos en noviembre de 2012 y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte debería ser consciente de que en cada pequeño lugar de España tiene que haber un Colegio y muy cerca, un Instituto de Enseñanza Secundaria. A la Universidad, que accedan los que de verdad valgan para el estudio superior.

jueves

Ataque de envidia.


Hoy estoy muy lejos de hablar de algún episodio de la guerra de Ifni.
Resulta que hace casi un año que sufrí un ataque de envidia severo, del que todavía no me he sobrepuesto.
Hace casi un año que nos dejó un amigo mío al que yo siempre tuve en gran aprecio, aunque  si lo miro con serenidad, no nos parecíamos mucho. Es más, se pudiera decir que éramos bastante diferentes, pero fuimos buenos amigos.
Él era casi un año mayor que yo, pero nacimos ambos en el 1938 en plena guerra civil donde nuestros padres ignoro si estaban en el mismo bando.  
Él encontró un trabajo de delineante, diferente a sus inquietudes literarias, mientras que yo me buscaba la vida en otros trabajos técnicos para finalmente terminar siendo militar en una ignorada guerra en África.
Él, aunque escribía para sí mismo, recibió el premio Lope de Vega en 1969,  mientras que yo, lo poco que escribo, lo publico en mi blog siempre que tengo ocasión pero sin aspirar a nada.
Él tuvo dos hijos y un nieto, mientras que yo soy padre de cinco hijos y tengo cinco nietos.
Él era de naturaleza pacífica, y yo más bien todo lo contrario.
Él falleció el día doce de enero y yo, que cumplo hoy setenta y cuatro años y por eso escribo esta entrada a 15 de noviembre, todavía sigo  vivo.
A él, sus hijos seguidores de su trayectoria literaria, le han dedicado un homenaje póstumo publicando en formato de libro, un cuaderno en el que estaban anotados sus escritos y un cuento titulado “El Nieto y otros relatos”, pero en mi caso, creo que ninguno de mis hijos se ha interesado nunca por mis escritos ni por mi blog.
¿Es o no es razón suficiente para sufrir un ataque de envidia por mi amigo Diego Salvador Blanes?

lunes

Democrático derecho al pataleo.


 Va en gustos seguramente. Algunos políticos, cuando les conviene, optan por visitar colegios y asilos y se fotografían con los niños o con ancianos. Los hay que eligen para estos fines los pueblos pequeños. Uno, que no entiende casi de nada, se extraña no obstante de que las buenas gentes del lugar no distingan con claridad los manejos de los políticos. Desde sus distantes y altos puntos de vista, les parece imprescindible que de vez en cuando los políticos o sea ellos, se den una vuelta por sus pueblos para aclararles las ideas. Los vecinos, asisten a estos actos previamente convocados y les preguntan de todo a los políticos. Y alguno, hasta se restriega la mano en su mejor traje antes de tendérsela al político al que no había visto antes, ni volverá a verle después.
Al pescadero, quizá el político le pregunte por los pescados; al tendero, por sus mercancías, como si el político entendiera de todo; al verdulero, le dedicará unos segundos más. ¿Por qué será? Será porque los políticos a veces parecen verduleras?
La verdad es que los políticos llegan a los pueblos en busca de aplausos y después se van tan contentos. Todo se olvidará enseguida. Es una de sus obligaciones porque a los señores políticos los problemas de las gentes, les importan un boquerón, un paquete de clavos o un pimiento.
Y yo, que no entiendo casi de nada, me pregunto: ¿Es que hay que esperar, a estas esporádicas e hipócritas visitas para atosigar a un sufrido político con  una o mil preguntas? Que si cuánto vale un café Sr. Zapatero se le preguntó? Que dónde está usted ahora Sr. Rajoy? --De regreso de Gerona dirá él--.  Que dónde están en algunos pueblos las oficinas abiertas al menos dos horas todos los días para que sus gentes puedan informarse? Que qué pasa ahora con el vertido de fuel frente a las playas de donde sea señor ministro?  Qué dice, ¿que es también culpa del anterior gobierno?
 Que me lo cuenten. O mejor, que no me cuenten más cuentos.
Según entiendo, parece ser que hay que esperarse a las visitas de los políticos para en las asambleas de alguna asociación de vecinos, anunciadas en un pasquín y encabezadas con un pretencioso “de interés para todos los vecinos” para que en el anticuado apartado e insultante por la experiencia que tengo de Ruegos y Preguntas y al político de turno, y delante de todo el personal, presentar, si no te has muerto esperando, la demanda que interesa particularmente a cada colectivo que será simplemente escuchada, o ni eso tan siquiera, y dada de lado por el moderador de turno. Igualito que pasará cuando haya nuevas elecciones.
Porque no todos pensamos igual, muchos no asistimos antes, ni asistiremos después a estos actos, aunque vengan avalados por la presencia de algún alto y espigado político de la capital, y posiblemente, tampoco le votaremos a él ni a nadie en particular.
No sé qué hacer. Pienso que todos mienten. ¿Es que, ya estoy mayor para todo esto?.
De joven tragaba con todo, como les pasa ahora a muchos viejos con mentalidad infantil.
Es mi opinión y al hablar así, ejerzo mi democrático derecho al pataleo.                                                           


domingo

Siempre ha habido y habrá talibanes.


Todo está, al parecer, preparado por los “talibanes”, para destruir la inmensa herencia cultural de España. El Teatro Romano de Mérida se descubrió, según me contaron, enterrado debajo de toneladas de tierras y desperdicios dejados allí por los “moros” cuando invadieron la Península, siendo al cabo de los tiempos convertidos en tierras de labor en mitad del campo. Fue por pura casualidad que un campesino,  metiendo el arado, sacó una piedra plana que se llevó y la colocó como un peldaño delante de la puerta de su casa. Alguien que no era un ignorante, la vio y comprobó que era una lápida con inscripciones romanas. De ahí a desenterrar todo el actual patrimonio histórico conocido en Mérida, sólo pasaron dos,  tres o cuatro siglos.
Parece como si los talibanes de todos los tiempos quisieron borrar el pasado histórico a base de destruir, enterrar o simplemente echar al suelo la  estatua de Francisco Franco Bahamonde, pero sin tocar de su sitio la de Francisco Largo Caballero. ¿?
El estudio de los acontecimientos del pasado relativos al hombre y a las sociedades humanas, es lo que se ha venido en calificar como La Historia y quienes pretenden destruir la propia historia en la actualidad, como en la más oscura edad media, deben ser repudiados con la máxima firmeza por todo el pueblo español, civilizado.
Lo que además ignoran los estúpidos e ignorantes talibanes, es que ellos pasarán, con más pena que gloria, y después, todas las estatuas y edificios que destruyan o desmonten, podrán ser reconstruidas piedra por piedra. Lo peor de todo son los sentimientos y pensamientos de muchas vidas humanas, que se lleven por delante a su torpe paso talibán. Así se pudran en el infierno o bien puede ser en la cárcel de Meco. Su trabajo y su ignorancia, no habrá servido para nada, tan sólo para que crezca en nosotros, al menos en mí, el más profundo desprecio hacia ellos.
Otros “talibanes” donde vivo, se dedican a pintarrajear con graffitis las paredes de un Centro escolar. Darán trabajo a los pintores.
Qué lejos estamos de aquellos tiempos en que se premiaban a los pueblos que ofrecieran con muy bajo costo económico, su mejor aspecto a propios y extraños. Esos tiempos que yo conocí, eran mucho más civilizados que los de ahora mismo,  por mucho que les duela a algunos que desde aquí yo les llame pobres “talibanes ignorantes”.


sábado

Toma con la Democracia.


Es muy de agradecer a ciertas autoridades municipales, las agradables noches que todos hemos pasado en algunos barrios durante el verano 2012 donde no se aplica la ley antibotellón.
Todos, menos algunos vecinos, a los que los sonidos (ruidos insoportables) cercanos, dicen que no les dejaron dormir.
Por mi parte no he lamentado el que las fiestas se terminaran, pero no hay cuidado amigos, que volverán.
Desde que terminaron las fiestas de mi barrio, se  echa en falta muy de veras aquellas interminables reuniones de jóvenes en barra libre al aire nocturno, y todo, rodeado de un alborotado ambiente festivo, todas las noches de todos los días, de todos los meses del verano.
 “¡Ánimo y hasta el próximo verano que ya está cercano!. Se podrán igualar las fiestas, pero mejorarlas será imposible.”
Aunque se terminaron las fiestas hace un tiempo, se sigue disfrutando el resto del año de los escapes libres de las motitos, las mismas que los simpáticos chavales hacen sonar y sonar conscientes del deleite que causan al vecindario. Lo mismo ocurre con el dulce parloteo de pizpiretas señoras entraditas en años y carnes, que junto a las ventanas de las plantas bajas, se cuentan todas las noches las mismas vidas y virtudes de toda la vecindad. También se puede sumar a este goce, el que produce el permanente traqueteo de muebles en los vecinos de los pisos de arriba.
Se habrá notado que no doy el nombre de ningún barrio ni de ninguna ciudad. Es sencillamente para no dar pistas a sus autoridades municipales, por si se les ocurre tomar medidas si no están debidamente autorizadas las calles como locales festeros, no sea que el próximo año 2013 nos quedemos sin músicas y reuniones de jóvenes en barra libre al aire nocturno, o que algún vecino tome conciencia de lo que significa saber convivir con el vecindario y lo denuncie.
Alguien de mi barrio de exquisita educación, dijo una vez en voz alta y clara: “Quien se sienta molesto, que emigre a otro lugar”.
¡Toma con la Democracia, a la española!.