viernes

Opiniones


LA VENTAJA

La ventaja de que no me lea ni dios y éste sea uno más de los millones de blog que sin pena ni gloria pululan por el espectral Internet, es que me puedo meter con todo el mundo, empezando por mí mismo. Como mi talento no está pagado por alguna línea editorial de un grupo mediático, se auto financia y se arruina para que este blog esté algo más presentable y destaque un poco sobre las gotas-blog del inmenso océano de la Red, puedo denunciar a todo el mundo y decir, con total seguridad, que todos somos corruptos. El problema está en los niveles. Hay corruptos que han llegado al 100% de su capacidad cerebral para trasmutarse en corrupción física, moral y psicológica. 



EJÉRCITO IRRECONOCIBLE

A algunos les parecerá algo exagerado lo que aquí decimos, quizá otro disienta en todo o en parte..., estamos dispuesto a discutir el tema, que ya hemos tocado en otra ocasión. Nos duele el Ejército precisamente porque nosotros somos parte de este Ejército y posiblemente desde muchos años antes de aquellos a los que criticamos. La antigüedad es un grado...
Recibimos demasiados correos (a veces el mismo por varios frentes...) que no siempre tenemos tiempo o ganas de leer, por eso me consta que parte de aquellos a quienes envío estos correos no llegan a leerlo. Asumo este hecho con sana humildad, lo acepto y que Dios reparta suerte.
“von Thies”

 El que suscribe puede presumir de pocas cosas, pero de una
de ellas se enorgullece: la de llevar el Ejército en la sangre casi
desde el día de su nacimiento, viviendo en cuarteles,
establecimientos militares o relacionados con él.
 Antes de cumplir un año era “inquilino” del Castillo de
Galeras; poco después lo era en un fuerte del desierto del
Sahara; durante la guerra viví algún tiempo en aquel gran
campamento militar que se llamaba Talavera de la Reina, con
bombardeos y todo… Años después en el Colegio de Huérfanos,
Academias militares, regimientos, destacamentos, destinos…, y
no lo olvidemos, varios Desfiles de la Victoria, porque mi
Ejército era un “Ejército de la Victoria”. Y en él viví, más feliz
que un ocho disfrutando de una “excelente” paga, aunque ésta
tenía el inconveniente de que a veces no servía para cubrir el
mes, que era algo largo… Llegó la hora del retiro y pasé de
militar activo a militar retirado, y cuando me muera, pues ya se
sabe, militar muerto, siempre militar. Por eso ahora, cuando
miro al Ejército, a mi Ejército, no lo reconozco.
 Hemos dicho “Ejército de la Victoria”. No de la victoria de
unos españoles sobre otros, no una victoria sobre una
inexistente república ni sobre un envilecido Frente Popular, sino
de la España que llamamos “Eterna” contra la “anti-España”,
palabra que les duele porque existe y hoy cubre con su sombra
siniestra esto que denominamos sistema, mientras los
“Mandos” del Ejército aun no saben si van o vienen, suben o
bajan…, y se dejan arrastrar por la corriente en primer tiempo
de saludo
 Hace unos días, una noticia ha pasado de puntillas en muchos
medios de comunicación, pero tiene para mi una enorme
trascendencia. Un grupo de individuas del grupo FEMEN,
feministas que tienen de femeninas lo que los indios ranqueles
de técnicos en física cuántica, con las domingas al aire,
que es su tarjeta de presentación, violaron la Cruz que hay sobre el
cementerio de Paracuellos. Allí fueron asesinados miles de
españoles en una muy bien organizada matanza, dirigida por
Carrillo Solares, a quien el rey saliente abrazaba con raro
entusiasmo, y la podrida sociedad española, azuzada por los
corruptos partidos, homenajeaba en cuanto aparecía por la
esquina más próxima. Y entre esos españoles, varios miles
corresponden a militares viejos, jóvenes y hasta casi niños.
¿Qué zona, organización o entidad militar los recuerda, y en sus
aniversarios les hace un mínimo homenaje? ¿No está instalada
en Paracuellos la Bandera Paracaidista? ¿Qué es lo que impide
a sus “Mandos” llevar una discreta corona de flores cada año en
los aniversarios de su sacrificio por España, a su “vecinos”
compañeros del enorme cementerio?
 Posiblemente los letreros ofensivos contra Franco y José
Antonio ya han sido discretamente borrados por algún servicio
del ayuntamiento más próximo, pero ni un soldado se habrá
movilizado para limpiar tal ofensa. Lo curioso es que, según nos
hemos informado por la también irreconocible VANGUARDIA,
que la acción iba contra el 20-N “fascista”, cuando ni Franco ni
José Antonio tenían nada que ver con Paracuellos. Se puede ir
con los cueros, pellejos y domingas al aire, al tiempo que con el
cerebro lleno de serrín. Nada lo impide.
 Navegando por “internet” hemos comprobado los duros
comentarios de organizaciones de Falange o de otros grupos
considerados patriotas, nada de la prensa oficial, tampoco de la
tele-imbécil, que pasan del tema..., al igual que el Ejército.
 Cuando DEFENSA, es decir, el partido o secta que gobierna y
que tiene al Ejército como carta de la baraja política, elige al
JEMAD y JEMEs, sabe a quien nombra, por eso, cuando
escribimos a estos “mandos” para pedirles que de alguna forma
pongan fin a la humillación de la “Memoria Histórica”, nuestras
cartas van a la papelera. Ellos se deben al que los elige, la
secta que le toca gobernar, a los que se someten con raro entusiasmo,
pero no se deben a nosotros, a los que deberían
representar y defender.
 Hace algún tiempo se hicieron públicas unas fotos de maricas
y lesbianas del Ejército en bodas (¡!) con sables en alto y todo.
Nada pasó, nada, quizá algún arrestillo (¿multa?) por falta de
uniformidad y a seguir mirando para otro lado.
 Las Reales Ordenanzas, último modelo, insisten en la realidad
de los homosexuales, lesbianas, travestis o transexuales. Una
vileza, y así lo expreso aquí porque es mi opinión, que es libre.
Considero que allá cada cual con sus defectos, vicios, hábitos y
costumbres, siempre que yo no tenga nada que ver con ellos.
Sorprende que alguien que no está contento con su cuerpo
pueda elegir otro, que el Estado le apoye y que con mis
impuestos pague los “cambios”. Sin embargo, si yo soy bajito y
estoy descontento con mi flaca figura porque prefiero un cuerpo
poderoso y alto, me he de aguantar, en vez de que el Estado
pague mis traumas y me dé, además, un certificado de que ya
soy muy alto y guaperas. Descontento del sexo lo puede hacer,
descontento de su estatura no. Pues si se empeña, hasta podría
el “nano” ser de la Escuadra de Gastadores y así acabamos con
sus traumas de una vez.
 Pero de lo que se trata, mientras JEMAD y JEMEs miran para
otro lado, es que el Ejército pierda su característica de columna
vertebral de la Patria, por el sencillo sistema de pudrirle la
médula. ¿Muy duro? No sabemos decirlo de otra manera.
 El general Dominguez Buj, en una conferencia dice algo que
agita las cochineras de la “Granja”, tiene razón aunque quizá
alguna comparación pueda parecer excesiva, y en vez de
defender su postura, se mete en la zona de “donde digo
Diego…” y nos suelta además eso de que el Ejército no es
garantía de nada y que sólo obedece. Teniendo en cuenta que
quien les nombra es un partido o secta que utiliza al Ejército
como baraja en sus puestas de tahures, la cosa tiene poca gracia.
Nos dicen que muchos generales apoyan lo que ha dicho
el general Domínguez Buj, pero casualmente no se dice un solo
nombre ¿Prudencia?
 Las jóvenes generaciones de cadetes, salidas de un sistema
de selección donde ya no prima la vocación, poco a poco se
irán adaptando a los nuevos aires, hasta que llegue un vivales
con coleta y demagogia del “todo a 100”, que trepe a lo más
alto, y para ahorrar, suprima el Ejército. Y sin Ejército nos
vamos a quedar hasta sin JEMAD y sin JEMEs. Toda una
tragedia…
 Nosotros, muchos de nosotros, estamos divorciados del
“Mando” hasta que alguien decida reponer la estatua del
generalísimo Franco de la AGMZ, quitada antes de que el rey
firmara la vil Ley que tiraba a la basura al hombre que lo sentó
a empujones en el Trono. Es como un símbolo, el primer paso
para echar abajo la “Memoria Histórica” que ha humillado al
Ejército, saqueado y hasta destruido su Patrimonio. Han
arrojado a la basura gran parte de nuestras Hojas de Servicio
(¡ojo! y posiblemente unos años de las suyas…). Pero nadie se
mueve, todos quietos, callados, sumisos…
 Irreconocibles.
 Quousque tandem abutere, patientia nostra?
 “von Thies”




LA DISCRECIÓN DE LOS HÉROES.

Se pasaron tres horas en el Congreso defendiendo la chorrada Zapatero y Chacón.
Que no, que nuestras tropas no fueron enviadas a la guerra de Afganistán porque en Afganistán no había guerra por ninguna parte. Que a lo sumo, un conflicto bélico. Y Llamazares asentía desde su escaño, porque su finura semántica coincidía con la de sus primos hermanos del Gobierno socialista.
Una cosa es una guerra y otra muy diferente «un conflicto bélico», faltaría más. Es decir, que una cosa es fornicar y otra muy distinta, proceder a la fornicación.
En el lenguaje «buenista» la voz «guerra» está prohibida, y ha sido sustituida por esa figura estúpida del «conflicto bélico», que es una manera de gastar más saliva para pronunciar «guerra». 
 Las Fuerzas Armadas se mantienen en el más alto nivel de efectividad con un presupuesto ridículo. Rubalcaba quiere reducirlo aún más. Y la razón es muy sencilla. Los militares conforman una de las instituciones más valoradas por los españoles. Se la están jugando dando la cara y su sangre por todos nosotros, a cambio de un sueldo humilde y un ejemplar desapego a las riquezas materiales. Representan a España con honor, y ese concepto, el de España, molesta sobremanera a las izquierdas, por mucho que algunos disimulen la molestia. 
 Nuestros soldados combaten, son heridos y mueren. Están en una guerra contra los talibanes afganos, lejos de España, olvidados por casi todos, cumpliendo con su deber y recibiendo, sólo de cuando en cuando, una compensación anímica, que nunca material. La compensación de la gratitud. Eso, la gratitud, es lo que hoy pretendo manifestar. Como español, como ciudadano de una nación libre y comprometida contra la ferocidad terrorista. No me confundo. Libramos, con otras Fuerzas internacionales, una guerra contra los talibanes, que es lo mismo que un conflicto bélico, digan lo que digan los chorras salientes. 
 Y en las guerras disparas y te disparan, hieres y te hieren, matas y te matan. Todo eso lo hacen nuestros militares en la lejanía y en silencio. Hoy he leído y releído la crónica de Diego Mazón. El legionario herido en el cuello que pidió mantenerse en su puesto. Su teniente que abandona su posición para atenderlo y le corta la hemorragia. Sus compañeros de sección que mantienen la posición con heroísmo. Eso, que aparece en las películas y que es la vida real y cotidiana de nuestros soldados. Gracias a todos ellos. Se lee en «El Legionario» el libreto fundacional de la Legión, y es válido para todos los militares de Tierra, Mar y Aire. «Desprecio al dinero». Amor a España. Todo por ella y por su gloria y por sus gentes. Desprecio al dinero. Si la muerte llega, que sea defendiéndola. No por intereses, sino por amor. Desprecio al dinero. En una sociedad sacudida por una corrupción insoportable , por la avaricia económica, por la apropiación del dinero de todos, por el robo de nuestros impuestos, por el derroche absurdo de la riqueza pública –Rubalcaba quiere rebajar el presupuesto de nuestras Fuerzas Armadas, ya escuálido–, emociona y alienta la esperanza saber que hay españoles capaces de morir, no sólo por España, sino por todos los sinvergüenzas desagradecidos que los desprecian, los humillan y los vejan. Para ellos no hay dintingos entre unos españoles y otros. Todos lo somos, y todos, por ello, merecemos sus sacrificios. Infinita gratitud a nuestros militares. Profunda y emocionada.
Alfonso Ussía.




 Del blog http://veteranosdeifni.blogspot.com.es he tomado el siguiente añadido, al hilo del anterior escrito de Alfonso Ussía.


Pasado un año:
D. Mariano Rajoy despachaba con D. Pedro Morenés asuntos sobre los Presupuestos Generales del Estado en la partida de Defensa.
D. Pedro le plantea si en el punto concerniente a la guerra de Ifni debería poner guerra o conflicto bélico.
 D. Mariano “carraspea” y tras un pequeño silencio, le dice:
-Mira Pedro, esto que me planteas es un verdadero problema de Estado, olvídate de guerra o de conflicto bélico, busca una palabra algo más… neutra.
-Qué le parece D. Mariano si en la partida de 799.000€ reservada a Ifni Sahara ponemos “por los servicios prestados en aquellos territorios”.
-Me parece cojonudo así no se molestará el Moro. Ya ves Pedro la que nos ha montado por otorgar la Laureada de San Fernando, recordando los "méritos habidos en Annual".
Por cierto en la partida cuando se aprobó la Ley de Carrera Militar estos “chavales” no tenían 1.000.000€?
-Bueno… si… pero... es que... ya sabe.
-Vale Pedro, lo entiendo hay que sacar de donde se pueda, para “seguir viviendo”

Adolfo Cano







sábado

La Marcha Verde

La Marcha Verde

Me ha parecido que un artículo escrito en ABC con motivo del trigésimo aniversario de "La marcha verde" escrito por el otrora embajador de España en Marruecos Fernando Arias-Salgado es lo suficientemente lúcido y completo como para no buscar más información sobre el acontecimiento. Entonces lo reproduzco en su mayor parte tal y como lo he encontrado en Internet, ya que no le falta ni le sobra ni una coma, y el resto de información que he recopilado sobre el asunto aporta poco o nada a esta reflexión de alguien que lo vivió en primera persona.
"EL 6 de Noviembre de 1975 el Rey Hassán II de Marruecos decidió desafiar a las Naciones Unidas y a la legalidad internacional de la descolonización lanzando una marcha -«la Marcha Verde»- de 350.000 civiles desarmados hacia el Sahara Occidental para recuperar el territorio. Esta marcha se realizaría bajo la protección del Ejército Real marroquí. Esta decisión, que había sido anunciada personalmente por el Monarca el 16 de Octubre de 1975, se basaba en una interpretación arbitraria del dictamen del Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) sobre el Sahara Occidental hecho público esa misma fecha. El TIJ, si bien reconocía la existencia de vínculos jurídicos de «fidelidad» entre el Sultán de Marruecos y ciertas tribus en el territorio del Sahara Occidental en el pasado, declaraba, no obstante, en términos inequívocos que no existía ningún vínculo de soberanía territorial de Marruecos o del conjunto mauritano y el territorio del Sahara Occidental. En consecuencia, concluía el Tribunal en el párrafo 162 de su dictamen que la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 1514 (XV) de 1960 sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales era de aplicación a la descolonización del Sahara Occidental y en particular añadía «el principio de autodeterminación mediante la expresión libre y auténtica de la voluntad de las poblaciones del territorio».
El Consejo de Seguridad convocado a instancias del Gobierno español ante la gravedad de la situación creada por la marcha verde aprobó tres Resoluciones: la 377 (1975), de 22 de Octubre; la 379 (1975), de 2 de Noviembre, y la 380 (1975) de 6 de Noviembre, esta última el mismo día que se iniciaba la citada marcha. En esta Resolución, por unanimidad, el Consejo de Seguridad deploraba la realización de la marcha y solicitaba la inmediata retirada de todos los participantes. Todo fue inútil. La marcha verde traspasó ese mismo día la frontera del territorio no autónomo del Sahara Occidental administrado por España en violación flagrante de la legalidad internacional de la descolonización.
El 14 de Noviembre de 1975, el Gobierno español, presidido por Arias Navarro, mientras el general Franco agonizaba, cedió a la presión marroquí y tras una serie de negociaciones en Agadir y Madrid firmó una «declaración de principios» en la que se instituía una Administración temporal en el Sahara Occidental en la que participarían Marruecos y Mauritania y a la cual serían transmitidos las responsabilidades y poderes que España tenía sobre dicho territorio en su calidad de Potencia administradora.
Con esta decisión unilateral española de dudosa legalidad, puesto que excluía el reconocimiento del derecho de autodeterminación de la población saharaui que acababa de ser confirmado por el TIJ, se «maquillaba» la partición del Sahara Occidental y se consumaba el abandono de la población saharaui a su suerte en manos de Marruecos y Mauritania. El 26 de Febrero de 1976 España se retiró de la Administración temporal antes citada, dando por terminada su presencia civil y militar en el territorio.
Las trágicas consecuencias de esta decisión unilateral son de conocimiento general. Una guerra de 15 años de duración hasta el alto el fuego de 6 de Septiembre de 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario, miles de muertos y desaparecidos, millones de dólares enterrados inútilmente en las arenas del desierto, un muro de 2000 kilómetros minado a ambos lados que divide el territorio de Norte a Sur, el exilio y la persecución de una gran mayoría de la población autóctona saharaui y la inestabilidad y el bloqueo político de todo el Magreb. Treinta años después el conflicto sigue vivo y la solución política que se propone por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, conocida como el Plan de Paz Baker II, sigue estancada.
La Marcha Verde contribuyó a afianzar a la Monarquía marroquí que representaba el Rey Hassán II en una coyuntura histórica interna e internacional completamente distinta a la actual, tanto en España como en Marruecos. España pudo entregar el Sahara Occidental a las Naciones Unidas para su administración temporal hasta que se hubiera manifestado válidamente la voluntad de la población saharaui. Esa era la legalidad internacional de la época. El Gobierno español no la respetó. La opción estratégica que representó la firma de los acuerdos de Madrid de 14 de Noviembre de 1975 no ha conseguido ni la paz ni la estabilidad ni el desarrollo del Magreb.
las relaciones entre España y Marruecos y el futuro del Magreb dependerán en gran medida de que España asuma, de una vez por todas, la responsabilidad que le corresponde como el país democrático occidental y europeo con mayores intereses nacionales en esa región africana vecina de la que, no lo olvidemos, geográfica y estratégicamente forma parte".

Diego Salvador


lunes

Carlos Vico Molinero del 10 curso del E.T.

 Carlos Vico Molinero del 10 curso paracaidista del E.T. no solamente fue un valiente combatiente en la Guerra de Ifni, sino que como todo buen paraca que se preciara fue aventurero y escritor.
Dejaron constancia de su paso por la Primera Compañía de la Iª Bandera, unas páginas de los libros La Guerra Ignorada de Ifni-Sahara de Ramiro Santamaría, y Guerra de Ifni Las Banderas Paracaidistas 1957/58 de Alfredo Bosque Coma. Así mismo existe un cómic editado por el Ejército español que cita el mismo acto destacado en compañía de quien escribe esta entrada.
Carlos Vico, madrileño de nacimiento, y una vez licenciado como paracaidista, viajó por Europa buscando encontrar salida a sus inquietudes, llegando a Inglaterra donde se asentó unos años en Londres, y donde encontró a su mujer Eileen con quien se casó,  siendo allí donde les nació su hija Lara.
Al parecer y al cabo de algún tiempo y llevado de su espíritu aventurero, se trasladó con su familia a Ibiza, a Santa Eulalia del Río en concreto, donde encontró buenos amigos y cierta tranquilidad necesaria para su inquieta forma de vivir.
La historia fue así o pudiera ser que variara en fechas y datos pero lo cierto es que fue quizá  a principios del año 1977, posiblemente, cuando pensó en darse una vuelta por aquellos lugares de Ibiza lejanos de los itinerarios visitados tradicionalmente por los turistas. Así que un buen día, preparó la montura de su caballo “Confiado”,  se despidió de su mujer e hija de cuatro años, y se lanzó a la aventura, cámara de fotos y bloc de notas en ristre, para viajar por aquellos parajes casi vírgenes de la isla.
En su libro, amén de contar una multitud de sucesos acaecidos, fotografió los lugares más recónditos y deslumbrantes de la isla de Ibiza. Más de cincuenta fotos completan el libro y le dan un colorido especial. A su regreso publicó su libro “Viaje a la Ibiza insólita”, en 1978, del que se hicieron también copias en inglés para sus familiares y para un nutrido grupo de lectores amigos de la isla.
Me recuerda su libro, al que hiciera Pedro Vizcaíno Sancho “Latiguillo51” con sus Episodios venezolanos, que podréis leer en los libros de AIVEPA en un PDF recopilación mía de ese trabajo.

En homenaje a que este compañero mío y vuestro ha fallecido recientemente, os anuncio que el libro de Carlos Vico "Viaje a la Ibiza insólita" como guía para el viajero, le podéis encontrar en una librería de la c/ Ruiz, 15 (Metro de Bilbao) de Madrid, telf. 915938163

Compañero Carlos Vico. !!Presente¡¡